18 may. 2016

El feminismo en la literatura juvenil


¡Hola, chicos!

Antes de nada quiero deciros que escribí esta entrada hace bastante tiempo, a principios de año creo. Dudé unas semanas si publicarla o no y finalmente decidí que prefería guardarme la opinión sobre este tema para mí. Pero llevo unas semanas un poco cansada hasta las narices del asunto, y no solo por libros que leo, sino por la hipocresía de mucha gente. Así que, aquí la tenéis. Cuando acabéis de leerla me gustaría muchísimo conocer vuestra opinión, saber si hay más gente que piensa lo mismo que yo. Os espero en los comentarios:)


-------------------------------------------------------------------------

Esta entrada va a ser muy distinta a lo que suelo publicar en el blog. No sé si va a ser la primera y única vez que haga este tipo de entrada o si se va a convertir en algo habitual, una nueva sección. Solo sé que hay varios temas en general y uno en particular dentro de la literatura juvenil que me sacan un poco de mis casillas. Y me apetece comentarlo con vosotros y conocer vuestra opinión para saber si soy la única que opina así o hay más gente a la que tampoco le parece bien.

El tema del que quiero hablaros es del feminismo. Y sí, he dicho feminismo y no machismo. Quiero partir de la base de que, para mí, el feminismo no es una palabra que se usa para describir la igualdad entre el hombre y la mujer sino para perdonar y ensalzar a la mujer ante cualquier cosa, tenga razón o no, y para machacar al hombre tachando muchas de sus acciones de machismo. Al menos así lo hacen entender muchas extremistas a las que se les llama despectivamente feminazis. Otras muchas no son así pero les han creado mala fama lo que hacen y dicen las anteriores nombradas y lo que voy a comentar a continuación. Ahora entenderéis porque digo esto. Llevamos unos años que todo el tema de la igualdad entre hombres y mujeres se está volviendo algo exagerado y en ocasiones llega a ser hasta absurdo. Por supuesto que apoyo la igualdad entre el hombre y la mujer, la liberación de la mujer, la lucha por los derechos que nos pertenecen, y todas las cosas que, pese a los años, se han conseguido muy pocas. Sé que aún hay mucho que mejorar y cambiar y que muchísimas mujeres sufren a diario las consecuencias machistas. Pero hay mujeres de todas las edades, sobretodo jóvenes, que se aprovechan de ello y sacan el tema de la igualdad de quicio, dando mala fama, como he dicho antes, a las que de verdad buscan la igualdad. Y no me parece ni bien ni justo. Prueba de ello son algunas protagonistas y personajes secundarios también que nos podemos encontrar en las lecturas que hacemos.

Estoy completamente segura de que si ahora mismo vais a vuestras estanterías y elegís un libro juvenil (si es de romance contemporáneo o es una distopía mejor, aunque si no da igual) encontraréis una protagonista con las siguientes características: mujer, entre 14 y 18 años, fuerte y valiente, con mucho genio y carácter, una personalidad arrolladora, sin miedos, complejos ni inseguridades, con una mentalidad muy clara y con un futuro prácticamente decido. ¿Me equivoco?

Hace algunos años se puso de moda tanto en lectores como en escritores extinguir el tópico de los cuentos de princesas. Me explico: Decidieron que había que eliminar por completo a todas esas niñas buenas y, en ocasiones tontas, con un carácter muy suave, que veían la vida de color de rosa, que no eran fuertes ni valientes sino que necesitaban que un príncipe las rescatase. Hasta ahí me parece perfecto. El problema llega cuando le buscan solución. ¿Qué hicieron? Crear unas protagonistas tal y como os las he descrito ahora, unas mujeres no solo que se valen de sí mismas para vivir, sino que son perfectas. Y no hablo de físicamente eso lo comento más abajo, sino de su "mundo interior".

Las chicas jóvenes de hoy en día de esas edades no son así. En la vida real muchas de ellas están perdidas, no saben qué van a hacer con su vida, incluso tienen miedo de pensar en el futuro. Éstas mismas chicas han podido tener una infancia o adolescencia complicada bien por un problema familiar o porque han sufrido bullying sobre esto ya hablaré otro día porque vamos, me río yo de como pintan el bullying en las novelas. Por culpa de esto se vuelven introvertidas y les cuesta mucho sacar su carácter y su genio. Muchísimas veces se sienten solas e incomprendidasEllas están llenas de miedos, de inseguridades y de complejos. De esto último en cantidades industriales. No estoy hablando de que sean gordas, delgadas, altas o bajas, que también, me refiero a esos pequeños detalles para el resto del mundo pero que para ellas son lo más importante: que si tengo mucho culo, que si me sobran kilos de aquí o de allá, que si tengo muchos granos, que si no me gusta mi nariz... Así que, otra vez se volvieron a poner de acuerdo telepáticamente los lectores y los escritores y decidieron que esto había que cambiarlo. ¿Y qué hicieron? Un desastre.

Pensaron, muy acertadamente, que la sociedad de hoy en día gira entorno al aspecto físico, y llegaron a la conclusión de que los lectores querrían verse identificados con las protagonistas cuando leyeran un libro. Pero la cagaron aún más, perdón por la expresión. Cogieron a una chica normal y corriente y la deformaron. Sin más. Le pusieron un pelo rizado a lo afro de colores que no se encuentran en la naturaleza, una cara que daba miedo mirar, y un cuerpo que en vez de humano parecía de vaca. Y no contentos con eso, pensaron que lo mejor era hacer una crítica social con ese personaje. ¿Cómo? Muy sencillo, haciendo que careciera de inseguridades. Las protagonistas no tienen miedo a lo que dirán, ni sienten complejo alguno de sí mismas. Es más, si se meten con ellas o bien pasan del acosador o le contestan con unas frases que parece que lleven pensado años porque, oye, son perfectas y le dan un corte increíble.

Pero vamos a ver... Habrá chicas que hayan aprendido a quererse tal y como son y que les resbalen las críticas de los demás, ¡Pero otras muchísimas no! Hay chicas que lo pasan fatal bien por un complejo real o bien por uno que solo está en sus cabezas pero que ellas lo sienten de verdad. En los colegios e institutos se meten con ellas por eso aumentando sus inseguridades y creándoles un trauma de la leche. A veces pueden contestar al matón de turno, pero muchas otras se quedan calladas sin saber que decir viendo como las ridiculizan.

¿Y todo esto por qué lo hicieron? Para demostrar que las mujeres no necesitamos a un hombre a nuestro lado que nos salve de los peligros, nos valemos nosotras solitas. Que somos fuertes y que nos merecemos los mismos derechos que ellos. La conclusión me parece perfecta pero lo que han tenido que hacer para llegar a ella ni por asomo.

Porque el tema amoroso es algo aparte... Ahora la gente joven no quiere ni oír hablar de lo que he comentando antes; niñas tonta enamoradas que necesitan que el chico de turno las salve. Bien, ahí estoy de acuerdo. Pero ¿a qué mujer no le gusta que el chico del que está enamorada se preocupe por ella, la cuide y haga todo lo posible porque no lo pase mal? De verdad si hay alguna chica en este mundo que prefiera que su pareja no mueva un dedo por hacerla feliz que me lo diga. Pero por el contrario las protagonistas reniegan muchísimo de que alguien las cuide y se preocupe por ellas, dicen que no quieren ser una princesa en apuros. Pero es que nadie está hablando de que seas una sumisa que no haga nada más que babear por un hombre. Solo tienes que dejarte querer, igual que a ti te gusta cuidar y proteger a tu novio, ¿o no?

Quiero dejar claro que no todas las protagonistas de novelas juveniles son así ni mucho menos. Hay cantidad de personajes femeninos que me gustan muchísimo y que me identifico con ellas en bastantes aspectos. Pero he tenido la suerte o la desgraciada (según por donde se mire) de encontrarme con muchas así. Y a mí, como mujer joven que soy, no me gusta que se nos represente de esa manera. En esta sociedad se está malinterpretando lo que es la igualdad entre el hombre y la mujer si supierais la de burradas que he oído decir... y no veo justo que los personajes femeninos en la literatura juvenil fomenten eso. Esto no es una guerra de a ver quién puede más, se trata de estar todos al mismo nivel.


4 comentarios:

  1. Hola! Estaba cotilleando por tu blog y me he encontrado con esta entrada que me ha parecido muy interesante! Cuando leí el título pensé que esta entrada hablaría del machismo en la literatura juvenil (que me he encontrado bastantes casos de esto)pero no, lo que me ha sorprendido gratamente. Últimamente me estoy metiendo en el mundo del feminismo y por ello me he encontrado algunas descalificaciones al género masculino que madre mia...me he llegado a plantear si algunas personas se aprovechan del feminismo. Creo que es muy valiente expresar así tu opinión.
    Un besito<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Primero de todo MIL GRACIAS por ser valiente y dejarme tu opinión sobre el tema. Ya pensaba que nadie se atrevería a contradecirme o a apoyarme.
      Estoy totalmente de acuerdo; en la literatura juvenil hay tanto machismo descarado como feminismo. Como digo al final de la entrada, esto no es una cuestión de a ver quién puede más, se trata de estar todos al mismo nivel. Y por mucho que se empeñe la gente, el feminismo no es sinónimo de igualdad. El feminismo pretende estar por encima de todo. Y no lo veo ni bien ni justo.
      Un beso enorme:)

      Eliminar
  2. Bueno, como ya te he dicho en twitter, leí esta entrada cuando la publicaste, pero sentí que no tenía la suficiente confianza contigo como para dar mi opinión sin tapujos, y preferí guardármela.
    Ahora sé que no vas a pegarme (o eso espero) así que me lanzo a comentarte.

    A mí no me parece que la palabra "feminismo" se use comunmente para ensalzar a la mujer y machacar al hombre.
    Es decir, en un uso correcto de la palagra se usa para pedir que la mujer tenga los mismos derechos que por defecto tiene el hombre (mismo salario por el mismo puesto, mismo trato en las entrevistas de trabajo, mismo trato a la hora de que tus logros se juzguen en base a lo que trabajas y no en base a la cantidad de tetas que tienes, mismo trato -incluso- a la hora de pagar para entrar a una discoteca o de tener un tiempo equitativo de baja por maternidad/paternidad en el caso de que la mujer no requiera reposo especial por dificultades en el parto, y cosas menos imortantes pero que también minan la presencia de la mujer en la sociedad como los comentarios "mujer tenías que ser" etc)
    Es normal que se haya evolucionado desde la época de nuestros abuelos (en la que prácticamente ni una mujer trabajaba fuera de casa) hasta ahora, pero todavía queda por hacer.

    Ahora bien, en el tema del "feminismo" llevado a la literatura, estoy completamente de acuerdo contigo en que por pretender hacer una mujer guay, acaban haciendo un personaje irreal. Y con ello (esto es lo más importante) desprestigiando y por tanto de algún modo siendo machistas, a las mujeres de la vida real. Me explico: como bien dices, si tenemos que basarnos en la mayoría de protagonistas femeninas (a poder ser distópicas) parece que una mujer que llore, no tenga fuerza o que tenga miedo a las arañas, es una mujer débil, que vale menos de lo que podría o debería valer. El feminismo no es eso. No es cuestionar la necesidad de tener unas cualidades en concreto, es más bien cuestionar la necesidad de tener unos DERECHOS. En concreto exactamente LOS MISMOS derechos que tienen los hombres. No más. Tampoco menos. Es decir, se puede mostrar que una mujer no necesita un hombre para salir de sus problemas, sin por ello evitar que esa mujer pueda llorar, sentirse perdida, o insegura (sobre todo esto debido a la industria que nos obliga a pensar que no valemos lo suficiente siendo simplemente como somos), necesitar el apoyo de un amigo o amiga, fracasar y equivocarse.

    Sobre el último punto que comentas, no puedo opinar desde mi punto de vista porque nunca he sido muy romántica. Ni en la vida real ni a la hora de leer. Prácticamente todos los libros sobre amor que he leído me han decepcionado, no encuentro el punto de la relación amorosa y no entiendo nada de lo que la gente (tanto ellas como ellos) hacen en las novelas de amor por el simple hecho de estar enamorados. Me parece absolutamente falso porque son cosas que yo no haría ni diría en la vida real, y no conozco a nadie que lo hiciera, tampoco.

    Me ha gustado la entrada, espero que a ti te guste mi comentario. Muchos besos :D


    ResponderEliminar
  3. Buenasss !
    Para mi este tema es un poco cansino.! si es que últimamente esto esta por todosssssss lados. Yo tengo un mix entre lo que opinas tu y Stiby. Es cierto que últimamente hay mucha super poderosa en la literatura pero tampoco es en todo. Ademas también las tontitas y tal son mucho mas presentes en las lecturas que tu haces! es decir, eres muy de lecturas románticas que creo que son las que se están deformando mucho y se están convirtiendo en sumisas por culpa de 50 sombras de grey!. También estoy de acuerdo con stiby de que todavía que muuuuuuuuuuucho que hacer, pero a mi cuando están todoooooo el rato y enga hablar y venga y venga y venga...si que son pesadas...aunque es cierto que stiby siempre me dice poco están!!!!! Pero bueno power woman ever!!!! besis!

    ResponderEliminar

¿Qué opinas tú? ¿Tenemos los mismo gustos?
Por favor, no hagáis spoilers si no avisáis primero. Es algo que fastidia mucho y que es casi imposible de olvidar.
Tampoco hagáis SPAM si no tiene que ver con el tema de la entrada.