/>

15 feb. 2018

Reseña: Martina con vistas al mar (Horizonte Martina #1)



Libro: 1/2
Autor: Elísabet Benavent
Editorial: Suma de letras (edición de bolsillo)
Año de publicación: 2016
Número de páginas: 669
Precio aproximado: 9.95€
Género: Romántica Adulta
Tapa: tapa blanda sin solapas


Sinopsis: Si te llamas Martina, llevas siempre la melena recogida, eres absolutamente cerebral...Si te has formado para ser chef y perteneces al equipo de El Mar...Si has sentido un chispazo al conocer a tu jefe, Pablo Ruiz, excéntrico cocinero con estrella...Si no soportas su indumentaria hípster, pero te irías a cualquier parte si él te lo pidiera...Eres sin dudarlo la protagonista de esta historia...Y tu vida, tan ordenada, está a punto de cambiar.


Martina siempre ha soñado con ser chef. Toda su vida la ha dedicado a ello y espera convertirse en la mejor. Concretamente su gran aspiración es llegar a trabajar en El Mar, mano a mano con Pablo Ruiz, el mejor chef que nunca ha existido. Y ese sueño un día, de repente y sin que Martina se lo espere, se cumple. Se convierte en jefa de partida a prueba en el restaurante de sus sueños.
Esta también es la historia de Amaia, una loquísima y adorable enfermera y mejor amiga de Martina. Amaia no tiene filtro, es lo primero que hay que saber de ella. Lo segundo es que está super colada por un médico de su hospital que, según ella, también le quiere en secreto. Y tercera y última cosa que se debe conocer de Amaia es su mejor amigo, Javi. O mejor dicho, San Javi, porque para aguantar a Amaia hay que quererla mucho y tener mucha paciencia.
Y por última tenemos a Sandra, la tercera pata de la mesa. Es una mujer de 30 años que hay vivido toda su vida entre algodones y que a día de hoy sigue haciéndolo. Es una chica super inmadura y dependiente que, de golpe, va a tener que dejar de serlo si quiere salir adelante.

Este es el libro al que más ganas le tenía de los hasta ahora publicados por Elísabet Benavent. Había algo que me llamaba muchísimo y, aunque ha sido diferente a lo que esperaba, no me ha decepcionado.

Como ya fuimos conociendo en los dos últimos tomos de la trilogía Mi elección, aquí también encontramos una narración a dos voces, primera persona y pasado. Desde los ojos de Martina conocemos lo que está ocurriendo, cómo lo vive ella y su debate interno. Sin embargo, por parte de Pablo me he encontrado con bastantes páginas de reflexiones sobre su vida y su personalidad cuando lo que yo quería era saber cómo estaba viviendo él todo lo que estaba pasando es su vida desde que Martina había entrado en ella.
También me ha sorprendido encontrar de nuevo en esta novela el mismo estilo que en la saga Valeria. Aquí no conocemos solo la historia de Martina sino que se entrecruzan capítulos de las tramas que Amaia y Sandra tienen abiertas. Esto al principio no me ha convencido porque no me parecían muy interesantes sus historias pero enseguida he cambiado de opinión, sobretodo con la historia de Amaia.

La ambientación me ha encantado porque es diferente y original. Me ha gustado conocer, aunque fuera por encima, cómo funciona un restaurante de puertas para adentro y ver el ambiente tan familiar y cercano que se respira en El Mar. Además, ver cómo Martina poco a poco intenta encajar en ese lugar tan fuera de su zona de confort ha sido muy interesante y divertido.

Con este libro, como con casi todos los de la autora, me he reído a carcajadas (cosa que echaba de menos), he sonreído como una idiota en muchas de sus páginas, he reflexionado y me he encariñado de casi todos los personajes.

Pero también ha habido cosas que no me han gustado.
Como por ejemplo el personaje de Sandra. No he conectado con ella en ningún momento, no la he entendido y me ha irritado en muchas ocasiones. Si su situación la viviera con 20 o 25 años la entendería perfectamente, pero con 30 no. A esa edad se supone que eres lo suficientemente madura como para entender que la vida es muy jodida y que no te van a regalar nada. Sus capítulos, por pocos que fueran, se me hacían eternos.
Al principio me pasó algo parecido con Amaia pero ella me fue ganando poco a poco hasta volverse un personaje entrañable. Aunque si la tuviera pegada a mi culo las 24 horas del día como Javi o Martina igual no opinaba lo mismo.

Un personaje muy curioso y al que creo que le he pillado el punto (aunque me ha costado lo mío) ha sido Pablo Ruiz. No es el típico tío, eso queda claro desde el principio. Es un joven super excéntrico y que vive la vida cómo quiere sin importarle lo que opinen los demás. Lo vive todo muy intensamente, con pasión, como dice él. Desde que era pequeño ha estado enamorado del amor y eso ha conseguido que se pegue más de un batacazo importante. Y por ese motivo ha decido seguir tomándose la vida como hasta ahora pero sin implicarse emocionalmente en una relación.
Por otro lado tenemos a Martina, la persona más pragmática y torpe en relaciones sociales que he conocido. Ahí, ahí, estará con Nerea de la saga Valeria. Le gusta tener el control en TODO lo que ocurre en su vida y si no lo tiene hace todo lo posible porque eso cambie. Fijaos si le gusta controlar todo que por controlar quiere controlar hasta sus emociones para sentir o dejar de sentir según lo que su cabeza le mande. De puertas para adentro es una persona super cariñosa y paciente, una mami en toda regla para Amaia y Sandra, sus mejores amigas de siempre y con las que actualmente vive. Su sueño siempre ha sido ser chef y ahora que ha conseguido una oportunidad en el sitio con el que siempre ha soñado, no está dispuesta a desperdiciarla.

El final por una parte me ha sorprendido y por otra no. Por la que no es porque me hicieron spoiler, y por la que sí porque pensaba que ESO ocurriría al final del segundo libro, no ahora. Y ese es el motivo por el que estoy super perdida y no tengo ni idea de por dónde van a ir los tiros en Martina en tierra firme.


En resumen: Martina con vistas al mar es una primera parte menos introductoria de lo que pensé en un primer momento que recupera el estilo de Valeria en cuanto a una trama por cada chica. Con una narración a dos voces que no me ha terminado a convencer, conocemos la historia de Martina y Pablo, dos polos totalmente opuestos con una (o puede que dos) pasiones en común. Un libro al puro estilo de Elísabet Benavent con risas, sonrisas y suspiros asegurados.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas tú? ¿Tenemos los mismo gustos?
Por favor, no hagáis spoilers si no avisáis primero. Es algo que fastidia mucho y que es casi imposible de olvidar.
Tampoco hagáis SPAM si no tiene que ver con el tema de la entrada.