/>

19 sept. 2018

Reseña: Martina en tierra firme (Horizonte Martina #2)


Libro: Bilogía (2/2)
Autor: Elísabet Benavent
Editorial: Suma de letras (sello debolsillo)
Año de publicación: 2015
Número de páginas: 695
Precio aproximado: 9.90€ (edición de bolsillo)
Género: Romántica Adulta
Tapa: tapa blanda sin solapas

Sinopsis: Si te llamas Martina y te has enamorado perdidamente de Pablo Ruiz... Si te has dejado llevar y te has soltado la melena... Si juntos habéis hecho y dicho cosas que jamás imaginasteis... Eres la protagonista de esta historia y tu vida está a punto de ser otra. Quedarás a la deriva, perderás el norte, y poco a poco estarás más lejos de tu hogar en tierra firme.


(Contiene spoilers de la primera parte)
La vida de Martina ha empezado a girar a una velocidad que marearía a cualquiera. En unos pocos meses ha conseguido el trabajo de sus sueños; ha conocido al cocinero que más ha admirado en toda su carrera profesional; se ha enamorado; ha aprendido a ver, oír, oler y sentir cada cosa de la vida que antes no podía comprender; ha logrado asomar la cabecita de ese caparazón con el que nació y del que le cuesta horrores salir; y está embarazada. Cualquiera estaría en shock, así que Martina más. No sabe cómo ha pasado, qué va a hacer y si va a ser capaz de sobrellevar aquello o por el contrario eso mismo le arrastrará mar adentro.

Estoy en un momento lector bastante malo que espero que no me dure mucho más tiempo, y puede que ese haya sido el motivo por el que no he disfrutado de este cierre como me hubiera gustado. He reído, me he emocionado, me he enfadado... Pero no lo he disfrutado del todo. Porque lo cierto es que me he pegado tres semanas para leer un libro que podría haber leído en unos pocos días.

La doble narración, como ya viene siendo costumbre en los libros de Elísabet Benavent, ha sido un gran punto a favorOtro aspecto positivo ha sido leer más capítulos narrados desde el punto de vista de Pablo. En la primera parte de la bilogía me quejé de que sus capítulos eran todos hablando del pasado y repitiendo los mismos relatos una y otra vez. Pero aquí conocemos su presente y lo que está viviendo al mismo tiempo que ella.

En esta segunda parte vemos a una Martina totalmente diferente a la que pudimos ver en Martina con vistas al mar. Está embaraza. Está embaraza después de llevar más de diez años pensado que jamás podría tener un hijo. Y está embaraza de Pablo Ruiz, el chico que le ha enseñado a ver la vida de una manera que jamás pensó que pudiera existir, que le ayudó a exteriorizar sus emociones y al que quiso con todo su corazón. Pero él le ha mentido, y no cree que pueda perdonarle nunca.
Pero aparte de las situaciones externas, hay algo en Martina que no está bien. Ella lo siente así. Y en esta segunda parte de su historia conocemos el lado más gris de ella.
Pablo también cambia. Le vemos luchar contra su intensa y pasional manera de vivir la vida por la necesidad de madurar a la fuerza. No es que haya sido un chico inmaduro a lo largo de sus treinta años, pero sí uno que cree que hay que vivir sin arrepentirse y aprender de los errores. Y eso es justo lo que se ve obligado a hacer. Y según avance la historia deberá remar contracorriente, conociéndose más a sí mismo y a su pareja.

Por estos motivos su relación se verá afectada negativamente. Su historia de amor tendrá gran peso en el libro, y es un pilar muy importante sobre el que se formarán muchas otras cosas. Miedos, inseguridades, complejos, celos, inexperiencia, son solo algunas de las barreras con las que se encontrarán.

_________________________________________________________________________________________

“—Vamos a hablar de otra cosa.
—No. Ya no puedo vivir sin tu pelo suelto entre mis dedos —dijo—. Yo soy para ti y tú para mí, porque eres mi mar en calma. Y yo tu viento de cara.
_________________________________________________________________________________________


Amaia y Javi también tienen lo suyo. Personalmente, me encantan los dos. Pero después de haber reconocido sus sentimientos hacia él después de pasar muchos años siendo mejores amigos, la cosa no ha salido como esperaban. Y es que Amaia tiene muchísimas dudas, muchísimos miedos y muchísimas ganas de mantenerse alejada de él. Pero Javi, SU Javi, no se va a dar por vencido porque, por mucho que Amaia sea una burra, una cabezota y una tonta del culo (palabras suyas), la quiere, y va a luchar para que lo suyo pueda ser.

Sandra, por su parte, sigue sin encontrar su sitio. Ella sigue sin caerme bien pero la he entendido en muchas ocasiones. Martina y Amaia dicen que son sus mejores amigas pero no siempre se comportan como tal. Me han molestado esas situaciones porque por muy mal que me caiga esta chica, he empatizado con ella y lo he pasado mal.

Esta novela se me ha hecho más larga que la primera parte, y no ha sido por las treinta páginas de más que tiene. La primera mitad del libro la leí super rápido y se me hizo amena y divertida. Pero a partir de un momento clave en la historia, todo se vuelve más lento, más tedioso y me costaba un mundo coger el libro y ponerme a leer. A esto ha podido influir el bloqueo lector que tengo desde principios de verano, pero si que es cierto que la segunda mitad de la historia es más repetitiva, más centrada en los sentimientos de los personajes. Era totalmente necesario, sí, pero hubiera disfrutado más de la lectura si todo esto hubiera estado repartido y no en, literalmente, cientos de páginas seguidas.

Me gustaría comentar el epílogo, aunque no puedo, obviamente. Me ha gustado mucho. Muchísimo. No puedo decir todavía si era necesario o no cerrar la historia de esa manera, pero sí que me ha sacado una enorme sonrisa y me ha hecho pensar en muchas cosas.

En fin, adiós Martina. Ha sido un placer conocerte y que me hayas dejado ser espectadora de tu historia. He aprendido cosas contigo que ni siquiera me había planteado, y ya por eso ha valido la pena. Te echaré de menos a ti y a todos los que te han acompañado.

Maggie, eres la siguiente.

En resumen: Martina en tierra firme es una segunda parte mucho más emocional e intensa que la primera. Conocemos un lado de Martina que jamás hubiera imaginado que estaba ahí escondido; Nos damos cuenta de lo ciegas que estamos a veces y de lo difícil que es aceptarnos de la mano de Amaia; Y descubrimos lo perdidas que podemos estar en la vida y cómo nos autoengañamos para poder seguir adelante, como Sandra. Sin duda, un cierre que no me esperaba pero del que he aprendido mucho.




1 comentario:

  1. ¡Hola! Tsl vez no sea mi libro favorito de la autora pero me gustó mucho, sobre todo el proceso por el que pasa la protagonista. Un besote :)

    ResponderEliminar

¿Qué opinas tú? ¿Tenemos los mismo gustos?
Por favor, no hagáis spoilers si no avisáis primero. Es algo que fastidia mucho y que es casi imposible de olvidar.
Tampoco hagáis SPAM si no tiene que ver con el tema de la entrada.