/>

14 nov. 2018

Reseña: Hasta que te rindas

Libro: Autoconclusivo
Autor: Victoria Vílchez
Editorial: Kiwi
Año de publicación: 2018
Número de páginas: 250
Precio aproximado: 17€
Género: New Adult
Tapa: tapa blanda con solapas

Sinopsis: Una fiesta y un bar es todo lo que creen necesitar las amigas de Elizabeth para empujarla a superar su reciente ruptura amorosa. Solo que la cosa va a írseles un poco de las manos… Y cuando se dé cuenta de en dónde se ha metido es probable que ya sea demasiado tarde.                                                                                      Una intensa, divertida y romántica historia que te atrapará.

Este libro me pilló de lleno en un bloqueo lector, y es por eso que he tardado un mes y medio en leerlo. En teoría iba a formar parte de una lectura conjunta del Club Lecturas encadenadas, así que supuse que al leerlo en compañía me sería más ameno, pero las chicas que dijeron que participarían en LC se echaron atrás en el último y sin avisar, así que, a pesar de lo finito que es, me ha costado lo mío acabarlo.

Es mi segundo contacto con la autora después de Más que un verano y lo cierto es que me ha gustado mucho reencontrarme con ella. No sabía cómo se manejaría Victoria Vílchez con la narración en primera persona y presente, mi favorita, y me ha convencido desde la primera página. Tiene un estilo de narrar bastante característico. En el libro que leí durante el mes de julio no fui consciente porque no tenía referencias, pero ahora sí he descubierto que tiene una forma de escribir muy suya. Además, los capítulos son muy cortos y se va intercalando quién cuenta la historia, si Lizzy u Oliver. Esto ha sido un grandísimo punto a favor, y no solo porque prefiera los capítulos cortos, sino porque estos han ayudado a que la lectura no se me haga pesada, cosa muy importante en un bloqueo lector.

Sobre los personajes, ella me ha no me ha desagradado, pero tampoco ha destacado entre otras protagonistas femeninas que he leído. Lo que sí me gustaría mencionar de Lizzy es su generosidad, su bondad y esa capacidad que tiene para saber cuándo, Oliver en este caso, intenta camuflar su dolor con bromas y sarcasmo.
Él, en cambio, sí me ha ganando. No es el típico chico con pasado tormentoso que se esconde tras una fachada. Oliver no quiere hablar de lo que ha sufrido (y lo que está sufriendo en estos momentos) porque le duele y avergüenza demasiado, pero no se pone una coraza de tío chulo. Quiere salir adelante, aunque la vida no se lo esté poniendo fácil. Necesita un catalizador que le ayude a dar el primer paso, y esa será Lizzy.

_________________________________________________________________________________________

“—Eres la cita más bonita que nadie podría escribir —le digo, retrocediendo un paso, sin perder de vista su rostro.
[...]
—Y tú el mejor prejuicio que he tenido jamás.
_________________________________________________________________________________________


El romance entre estos dos personajes me ha parecido muy precipitado. Empezó estupendamente como una atracción entre dos jóvenes una noche en una discoteca, y siguió con un encuentro, como si del destino se tratase, que los vuelve a juntar. Pero a partir de ahí la relación coge un ritmo demasiado rápido que precipita los sentimientos de ambos, creando una relación romántica sin una base sólida.

Si hay una lección que he sacado de este libro es la mentalidad que tenemos todos nosotros que nos empuja a tener prejuicios hacia los demás, sean buenos o malos. Algunos los tenemos y nos los callamos, y otros como Lizzy y Oliver, les ponen voz porque no tienen filtro, creando situaciones de lo más incómodas. Todos deberíamos aprender a no dejarnos llevar por las apariencias y esperar a conocer a alguien para saber cómo es en realidad y no hacer un juicio precipitado, que, seguramente, sea erróneo.

Como he dicho, esta novela me pilló en medio de un bloqueo lector, pero no sería justo echarle toda la culpa de que no me haya terminado de convencer a eso. Creo que Victoria Vílchez tiene otros libros que me pueden enamorar más de lo que lo ha hecho este, así que seguiré leyéndola. Además, aún tengo pendiente Todo mi otoño que quiero leer antes de que entremos en la estación más fría.


En resumen: Hasta que te rindas es una de las novelas más cortas de Victoria Vílchez, y puede que no la mejor. La relación romántica entre los protagonistas, muy precipitada, es el fallo más gordo que tiene. También lo ha sido Lizzy, con la que no he conectado, pero esto es una opinión personal mía que nada tendrá que ver con la percepción de otra persona. Lo que sí puedo destacar es la narración en primera persona y presente, muy bien llevada, y los capítulos cortos que tanto me gustan. A pesar de que no me haya gustando tanto como pensaba quiero seguir leyendo a esta autora.



3 comentarios:

  1. ¡Hola! Yo tengo ganas de probar con la autora pero ya veo que esta no es la mejor opción así que en principio no me animo. Un besote :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, gracias por la reseña, este libro lo tengo en mi wishlist.
    Nos leemos

    ResponderEliminar

¿Qué opinas tú? ¿Tenemos los mismo gustos?
Por favor, no hagáis spoilers si no avisáis primero. Es algo que fastidia mucho y que es casi imposible de olvidar.
Tampoco hagáis SPAM si no tiene que ver con el tema de la entrada.