6 jul. 2016

Reseña: El (sin) sentido del amor



Libro:  Autoconclusivo
Autor: Javier Ruescas
Editorial: Montena
Año de publicación: 2015
Número de páginas: 209
Precio aproximado: 12.95 euros
Género:  Novela juvenil
Tapa:  tapa blanda con solapas


La fiesta que da inicio a las vacaciones parece sacada de una peli: una casa enorme y un montón de chicos bebiéndose el último verano antes de la universidad.No es el ambiente de Lana, ella preferiría estar con la cabeza metida en sus ilustraciones. Pero Ciro, el blogger anónimo del momento y su mejor amigo, la ha arrastrado hasta allí porque dice que es donde está la emoción. Y lo cierto es que no se equivoca: en esa fiesta Lana conoce a un chico muy interesante con quien se siente inesperadamente cómoda; la anfitriona tiene una gran bronca de celos con su novio y Julia, la mejor amiga de Lana, no llega a encontrarles porque de camino a la fiesta se topa con un perfecto desconocido y decide pasar la noche con él.
El problema es que esos tres chicos: el interesante de Lana, el novio infiel de la anfitriona y el perfecto desconocido de Julia, son la misma persona: Jac, quien además va a empezar a trabajar con el padre de Lana el lunes siguiente.
¿Tiene sentido?
Este verano, Jac y Lana están atrapados en el mismo universo y parecen destinados a colisionar una y otra vez hasta que lo descubran.

Han terminado las clases, los exámenes y los madrugones. El calor de principios de junio y las ganas de fiesta dan comienzo a las vacaciones de verano en Lagos de Ona. Lana, convencida por su mejor amigo, acaba en una espectacular fiesta en casa de una chica a la que prácticamente no conoce. A ella no le gustan mucho las fiestas así que como Ciro pasa un poco de ella centrándose en el próximo capítulo de su blog literario, decide llamar a Julia, su mejor amiga, para que esa noche se le haga más amena.
Mientras espera, un chico se le acerca a hablar, con apariencia de querer ligar con ella. Pero así, como quién no quiere la cosa, acaban manteniendo una charla de lo más interesante sobre arte, ya que a Lana le encanta pintar y está decidida a dedicarse a ello. Quiere hacer la prueba para entrar en la Escuela de Arte de la ciudad. Y descubre que Jacobo, también está interesado en encaminar su futuro en la misma dirección.
Después de unos minutos de charla Jac se va y Lana vuelve a quedarse sola, con el móvil en la mano y matando mentalmente a Julia por no aparecer en la fiesta.
Pero de pronto el ambiente festivo, la música y las conversaciones de la gente paran de golpe. La anfitriona está gritándole como una loca a un joven, que parece ser su novio, acusándole de haberle sido infiel. Y con toda la razón. Toda la casa queda en silencio mientras el infiel camina hacia la salida. Pero cuando se cruza con Lana, ella se da cuenta de que aquel chico interesante con el que ha estado hablando sobre su pasión y con el que creía haber conectado, es el mismo que acaba de ponerle los cuernos a su novia en su propia fiesta.
Ciro le cuenta que el chico es Jacobo Casanova, un mujeriego de la zona con fama de rompecorazones que siempre acaba haciendo sufrir a la chica con la que está saliendo. Inmediatamente Lana decide alejarse de él y olvidarse de la conversación que ha mantenido con él. Lo que ella no esperaba es que el motivo por el que Julia no aparece en la fiesta en toda la noche es porque se ha cruzado con un chico guapísimo y super simpático con el que termina. El mismo chico con el que Lana habló de arte y al que la anfitriona de la fiesta le pegó una bofetada: Jacobo Casanova.
Desde ese momento Lana decide alejar a su mejor amiga de ese chico que acabará haciéndole sufrir, y la mejor manera de hacerlo, es meterse en medio de la relación. ¿O no...?


Esta es la segunda novela que leo del autor y aunque Pulsaciones no me terminó de convencer, decidí darle una oportunidad a El (sin) sentido del amor.
De primeras esta puede parecer la típica novela de amor veraniega con chico malo rompecorazones y chica buena que se enamora. Pero os aseguro que no es así. La trama es bastante simple, puesto que es un libro que apenas llega a las 200 páginas y que está pensado para ser una lectura fresca en los meses de calor. Pero pese a eso la he disfrutado.

Lana es una joven soñadora con mucha imaginación y creatividad que vuelca en sus dibujos. Le encanta dibujar y desea con todas sus fuerzas entrar en la Escuela de Arte de Lagos de Oná. Quiere ser artista. Sus padres son los dueños del Club al que acuden todos los jóvenes de la ciudad. Es un lugar con muchas y diversas instalaciones entre las que se encuentra la piscina, lugar favorito de Lana y al que siempre va acompañada de Julia.
Ella es la mejor amiga de Lana y una joven alocada y divertida a la que las cosas en el amor no le han ido muy bien. Sus últimas relaciones han acabado en desastre y por eso Lana está dispuesta a separarle de Jacobo y evitar que su recién recompuesto corazón vuelva a romperse en mil pedazos.
Y por último tenemos a Jacobo Casanova, Jac para los amigos. Es un joven atractivo por el que las chicas se vuelven locas, y él lo sabe y aprovecha. Al principio de la historia vemos que es un tanto chulo, creído y en ocasiones llega a ser hasta borde. Tiene fama de salir con varias chicas y romperles el corazón a cada una de ellas. Pero las cosas nunca son los que parecen y las personas tampoco. Y es que resulta que Jac guarda un secreto que ni Lana ni el propio lector descubren hasta el final.

Es precisamente el desenlace de la historia lo que elimina todo tipo de tópico o cliché de la novela. A mí me sorprendió gratamente porque durante gran parte de la novela imaginé lo que iba a suceder; una historia muy común y un romance un poco tonto. Pero estaba equivocada. Ya que, aunque no dé un giro espectacular de 180º, sí sucede algo bastante original que le da sentido al resto del libro.

En resumen; El (sin) sentido del amor es una novela fresca, ligera y veraniega con la que podéis disfrutar estos primeros días de verano.






6 comentarios:

  1. Cuando se publicó estaba loca por leerlo, pero a día de hoy no me llama tanto y creo que lo dejaré pasar:)
    Un besito<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estaba loca por leerlo y lo compré justo antes de irme de vacaciones. Me gustó pero no tanto como esperaba. Sin embargo es una buena lectura.
      Un beso:)

      Eliminar
  2. ¡Hola Paula! La verdad nunca he leído nada de Javier Ruescas, pero sin duda me llama mucho la atención, este libro si me gustaría leerlo más adelante.Gracias por tu reseña. Saludos ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Si no sabes que leer este verano, "El (sin) sentido del amor" es una buena opción.
      ¡Gracias a ti por leerme!
      Un beso:)

      Eliminar
  3. ¡Hola Guapa!
    Tengo muchísimas ganas de leer este libro, la verdad que tiene muy buena pinta jeje, nunca he leído nada del autor por lo que sería bueno comenzar por este libro que recomiendas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Sí, es bueno empezar por este libro que es autoconclusivo y, si te gusta, puedes empezar a leer sus otras trilogías.
      Un beso:)

      Eliminar

¿Qué opinas tú? ¿Tenemos los mismo gustos?
Por favor, no hagáis spoilers si no avisáis primero. Es algo que fastidia mucho y que es casi imposible de olvidar.
Tampoco hagáis SPAM si no tiene que ver con el tema de la entrada.