/>

2 sept. 2018

Reseña: El verano que aprendimos a volar (#1)

Libro: Serie (1/2)
Autor: Silvia Sancho
Editorial: Phoebe romántica
Año de publicación: 2017
Número de páginas: 346
Precio aproximado: 17€
Género: Romántica Adulta
Tapa: tapa blanda con solapas

Sinopsis: Asier es un enigma. Atractivo, irreverente y descarado, es profesor de tenis durante el verano en un camping de la sierra de Madrid. El sitio perfecto donde esconderse de una realidad que le ha dado la espalda en el pasado.Lara llega al camping para trabajar de recepcionista, y ni se imagina la tormenta de aire caliente que se producirá en su interior cuando la brisa fresca, liviana y juguetona que rodea a Asier choque con ella… y desate un deseo adictivo entre ambos.Asier y Lara empezarán a volar juntos, sin alas y sin detenerse a pensar que pasará cuando finalice la temporada estival del camping. Pero no podrán contener el deseo de que perdure lo que parece destinado a acabar con el fin del verano.¿Serán capaces de ganar el pulso a todos los obstáculos que se interponen en su camino y que parecen indicar que lo suyo no será más que un amor de verano?

Cansada de no conseguir un trabajo para lo que ha estudiado durante años y avergonzada de vivir en casa de sus padres, Lara acepta ser recepcionista en un camping de la sierra de Madrid durante los meses de vacaciones de verano. Un poco de dinero no me vendría nada mal, pensaba. Además, el puesto ofrecía alojamiento en una cabaña de allí. Sin embargo, lo que parecía un verano aburrido y monótono que no tenía ninguna gana de vivir, se convertirá en una divertida y romántica aventura de la mano de Asier, Natalie y compañía.

¡Qué tarde voy con esta reseña! Tendría que haberla publicado hace más de dos semanas... Pero bueno, ya está aquí. Este libro me sorprendió mucho porque, aunque esperaba que me gustase, no esperaba que me fuera a gustar y enganchar tanto.


El libro está narrado en primera persona por Lara, aunque podemos encontrar, muy ocasionalmente, alguno desde el punto de vista de Asier en el que nos cuenta cómo vivió él una situación en concreto a su lado.

Los capítulos son super cortos, cosa que de normal no me hubiera hecho gracia pero que aquí me ha encantado y se ha convertido en un gran punto a favor. Además, la gran mayoría de ellos están conectados así que en cuanto acabas uno tienes que empezar el siguiente para ver cómo continúa. Por esta razón, además, es un libro que se lee muy rápido, casi ni te enteras del número de páginas que llevas hasta que decides poner el marcapáginas.

La forma de narrar de la autora me ha gustado en todo momento excepto en las descripciones. Gran fallo. Precisamente las descripciones de emociones, sentimientos, pensamientos y demás son un punto muy importante en las novelas románticas, sean del subgénero que sean. Y en este caso eso no me ha gustado. La autora utiliza puntos en lugar de comas para describir algo o alguien. Enumera las cosas de esa manera, y me ha puesto muy nerviosa, sacándome de la lectura. En cambio, y para compensar, las descripciones de las escenas sexuales me han gustado mucho. Al igual que los cuatro o cinco capítulos contados por Asier. Esto último me ha sorprendido mucho porque he podido imaginar con total claridad a Asier hablando consigo mismo contando lo que narra en esos pocos capítulos. Me ha parecido muy real.

_________________________________________________________________________________________

“—Sé la imagen que doy. Y sé que suena trillado lo de que en realidad no soy así, pero, en realidad, no soy así. Es una pose. Postureo puro.
—¿Una coraza?
—Más bien... una máscara.
—Para tapar ¿qué?
—Lo que todavía duele, Lara.
_________________________________________________________________________________________


Sobre los personajes voy a destacar solo a los protagonistas, y más abajo explicaré el porqué.
He de decir que al principio Lara no me caí muy bien. No terminaba de empatizar con ella. La veía demasiado sobreactuada. Pero según pasaba las páginas y veía cómo se relajaba y se sentía cómoda, me ha caído mejor. Es una chica muy, muy responsable. En serio. Tiene un sentido de la responsabilidad casi impropio de una chica de veintitrés años, y más en verano. Pero cuando se suelta, puede llegar a ser muy atrevida y divertida, creando situaciones de lo más cómicas. Sin embargo, su orgullo le juega malas pasadas. Es la típica chica de "Antes de que me putees tú, te puteo yo". Y eso no me ha gustado.
Asier, el profesor de tenis, es totalmente opuesto. A él le gusta divertirse y la responsabilidad la lleva regular. Es un picaflor, y lo admite sin vergüenza. ¿Por qué iba a tenerla? Chico de veintisiete años, en verano, en un camping al que acuden chicas durante todas las vacaciones con las mismas ganas de divertirse que él. A mí me parece perfecto. Lo que ya no me va tanto es su actitud de capullo arrogante que tiene durante los primeros capítulos. Y lo peor es que creo que no es ninguna máscara para esconderse, que es así. Independientemente del diálogo que he puesto arriba. Sus actos a lo largo de todo el libro apoyan mi teoría. Lo que sí esconde es algo que le ocurrió hace menos de un año y por lo que decidió romper con todo y con todos, el mismo motivo por el que solo tiene diez contactos en el móvil.

Sobre esto último, que tanto se menciona a lo largo de la historia, coincido con muchas otras bloggers que dicen que se le da demasiado bombo al secreto, creándonos unas expectativas que luego se desinflan. Por eso no he disfrutado de la actitud de Asier cuando se mencionaba este asunto. Su parte divertida y romántica sí. Su parte misteriosa, me ha cansado mucho.

La relación que surge entre Asier y Lara era obvia desde la primera página, pero no por ello predecible. Me ha gustado mucho como han pasado de la atracción a la amistad y al amor. Me esperaba que iba a ocurrir todo de otra forma, pero es que aunque Lara y Asier sean tan diferentes, en el fondo son iguales y se complementan a la perfección.

Arriba he dicho que solo iba a hablar de los protagonistas y no de los secundarios. Y la razón es que Phoebe romántica, el sello de Ediciones Pamies, ha desvelado que lo que en un principio iba a ser un libro autoconclusivo, se va a convertir en una serie de dos tomos. El segundo ya tiene título, sinopsis y fecha de publicación: La locura de saltar contigo. Saldrá a la venta el 15 de octubre de este mismo año.

Así que después de haber disfrutado tanto con este debut de Silvia Sancho, no creo que tarde demasiado en leer la segunda parte de la historia.

En resumen: El verano que aprendimos a volar es un libro muy divertido y entretenido que se lee en un suspiro. Con unos protagonistas que te van ganando poco a poco y unas situaciones tan románticas como divertidas, Silvia Sancho nos adentra la sierra de Madrid donde he pasado un muy buen verano.


2 comentarios:

  1. Hola!!!

    Yo abandoné este libro el verano pasado y por eso te dejo la mini reseña que escribí de lo que leí (ya no me acuerdo de lo que pensé o sentí).

    http://saranghaeunnie.blogspot.com/2017/08/books-no-want-to-read-1-mayu.html?m=1

    Solo recuerdo que él me parecía TAN absolutamente capullo (tal y como has resaltado tú) que yo no fui ni quise ser capaz de aguantarle. Odio a los capullos como él que hacen daño gratuitamente y que van por la vida como si todas las tías se arrodillaran por él :( :(.

    A mi nunca me enganchó, la verdad es que me resultó muy aburrido:(.

    Me alegra que tú te sientas tan contenta por esa segunda novela y también con que disfrutaras de la novela a pesar de que tuviste tus encontronazos con los personajes.

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Hum, què vols que te digui, no me crida s'atenció

    ResponderEliminar

¿Qué opinas tú? ¿Tenemos los mismo gustos?
Por favor, no hagáis spoilers si no avisáis primero. Es algo que fastidia mucho y que es casi imposible de olvidar.
Tampoco hagáis SPAM si no tiene que ver con el tema de la entrada.